La confianza empresarial en La Araucanía ahora es “moderadamente pesimista”

316

Foto: Contexto

De “pesimista” a “moderadamente pesimista”. Así fue la evolución durante el mes de enero de 2020 del Índice de Confianza Empresarial de La Araucanía (ICE Araucanía), informe mensual que emite la Universidad Autónoma de Chile, el que mostró una leve mejoría y aumentó en 5,4 puntos.
Según explicó Humberto Salas, vicedecano de la Facultad de Administración y Negocios y académico responsable de la medición, “el índice comienza a mostrar un punto de inflexión respecto a las mediciones anteriores.
Las mediciones de octubre, noviembre y diciembre siempre se ubicaron en el tramo pesimista respecto a la confianza del empresariado local y hoy estamos pasando un tramo también de pesimismo pero que es más moderado”.
Los sectores que principalmente muestran algún repunte en la confianza son los sectores Comercio, dado su dinamismo propio de la temporada; así como también el Agro-Forestal y Transporte, siendo este último el de mayor variación pues se trasladó de -56,3 a -20,6 puntos.
“Aún nos sigue preocupando el comportamiento de la Industria y la Construcción, que se mantienen en terreno pesimista; así también la caída constante que ha tenido el sector Financiero, pues es el que más pesimista se ha mostrado durante las últimas mediciones”, señala el economista.
Respecto de las variables que explican en alguna medida el comportamiento de este punto de inflexión que ha tenido la confianza en esta última medición, el académico de la Autónoma señaló que se deben a “una mejoría en las condiciones que tienen los agentes económicos respecto de la proyección de la situación económica, así como también de sus propios negocios.
Por otra parte, el punto favorable es que se mantiene estable la disposición a contratar trabajadores, aunque aún es baja la percepción de este factor, ha tenido un repunte en esta última medición, sobre todo en los sectores que encadenan mayor empleo”.

A pesar de esto, todavía no repunta la percepción respecto de la demanda nacional y de los inventarios, así como también las proyecciones que se prevén respecto al precio de los insumos.
Lo anterior se ha visto mermado por el alto IPC de los últimos periodos y el tipo de cambio que no ha disminuido.

Fuente: soychile.cl